El veganismo (del inglés veganism) es la práctica que rechaza la utilización y consumo de todos los productos y servicios de origen animal. A quien practica el veganismo se le llama vegano o vegana.

Los motivos para la adopción de la práctica del veganismo pueden ser:

Ético: rechaza el consumo de todo producto de origen animal por respeto a los demás animales, por ser estos sintientes. Además de seguir una alimentación vegetariana estricta o pura, también extienden dicha filosofía a todos los ámbitos de sus vidas y se oponen al uso o consumo, para cualquier propósito, de animales o productos de origen animal.

Ambiental: evita el uso de productos de origen animal basándose en la premisa de que la captura o cría industrial de animales es perjudicial para el medio ambiente y además insostenible.

Dietético (o vegetarianismo estricto): se abstiene, por ventajas sobre la salud, de consumir cualquier tipo de carne y productos de origen animal, como los huevos, la leche o la miel.

Leslie Cross definió en 1951 el veganismo como “la doctrina en la que el ser humano debe vivir sin explotar a los demás animales”. La Sociedad Vegana define el veganismo desde 1979 como:
[...]una filosofía y forma de vivir que busca excluir -hasta donde sea posible y practicable-, todas las formas de explotación y crueldad para con los animales, ya sea alimento, ropa o cualquier otro propósito; y por extensión, promueve el desarrollo y uso de alternativas sin animales para el beneficio de los seres humanos, los propios animales y el medio ambiente. En cuanto a la dieta denota la práctica de prescindir de todos los productos derivados total o parcialmente de animales.

Las dietas veganas bien planificadas tienden a ser más ricas en fibra dietética, magnesio, ácido fólico (vitamina B9), vitamina C, vitamina E y fitoquímicos, y más bajas en calorías, grasa saturada y colesterol.9 Sin embargo, como resultado de la eliminación de todos los productos de origen animal, pueden provocar importantes carencias nutricionales, principalmente vitamina B12, vitamina D, calcio, ácidos grasos omega-3 y yodo, y en ocasiones hierro y cinc La única forma de prevenir estas deficiencias nutricionales es mediante la elección de alimentos fortificados con estos nutrientes o la toma regular de suplementos dietéticos.

Los animales merecen vida, respeto y libertad.

Síganos en


Facebook InstagramTwitter

Copyright © 2017 • Todos los derechos reservados • Website design by BOSKEJO